Uno de los momentos más dolorosos en la carrera de Neymar es la derrota ante el Bayern Múnich